Frederica van Veen descubre a los seis años que su tía Dora es una postal, quien, para su gran sorpresa, la visita frecuentemente por el buzón. En su primer encuentro, Dora le cuenta una historia macabra sobre la reina egipcia Bahtemi, quien cruelmente le roba la vida a una niña para conseguir una máscara de oro. El cuento marca el comienzo de una misteriosa relación a distancia entre tía y sobrina, nutrida por la fantasía ilimitada de Dora.

Cuando Frederica está terminando la secundaria, recibe una carta certificada: Dora ha fallecido inesperadamente. Y con ella también muere el mundo mágico que Frederica había creado… Hasta que dos años más tarde llega una carta desde Egipto, la cual resucita a Dora. La escritora de la carta es Anissa, una joven quien cree ser una hija de Dora y le pide a Frederica que le ayude a buscar la verdad sobre su ascendencia. Frederica decide embarcarse en la aventura hacia Egipto, donde descubre que las fantasías y los cuentos de su tía se acercan más a la realidad de lo que hubiera esperado.

Un final mortal parece ser sólo una cuestión de tiempo.